El Evangelio Y Los Cambios Sociales Y Políticos

0
22

El mensaje del evangelio del reino debe ser oído por todos, pero el resultado final ya se conoce por anticipado; con esta parábola el divino maestro está preparando a sus discípulos en dos cosas, una es que no pretendan ser recibidos y comprendidos por todos; la segunda es que no los desanime los resultados de su trabajo, porque ya llevan el conocimiento de que muchos son los llamados y pocos los escogidos. El reino de Dios es constituido a partir de los escogidos. A Cristo el Señor y sus discípulos les toca la tarea de fundar el reino, luego otros lo harán crecer hasta llenar toda la tierra.

CONCLUCIONES:

  • – Se cumple el tiempo en el año decimoquinto del imperio de Tiberio Cesar.
  • – Llega el heraldo de Reino (Juan el Bautista)
  • – Llega el hombre que ha de ser ungido como rey.
  • – Comienza el anuncio del reino
  • – Comienza la educación sobre el reino.

Trabajemos en ampliar esta primera fase del cumplimiento de Daniel 2:44, y educando en cuanto al reino vamos ver una nueva parábola:

EL TRIGO Y LA CIZAÑA (San Mateo 13:24-30):

Esta parábola la encontramos entre los versículos 24 y 30, en la parábola se establece una comparación del reino con un hombre que sembró buena semilla en su campo. ¿Cuáles son los misterios que nos revela esta semejanza? En este caso el reino esta personificado en un individuo y no en un grupo de sembradores, esto es lo primero que hay que tomar en cuenta. Lo segundo es que el reino, que es el hombre, siembra es en “Su Campo”, en este caso la parábola revela que el campo es “El territorio del reino”. Solamente nos basta conocer cuál es el campo para saber con seguridad cual es el territorio del reino, si este territorio es el cielo o si es la tierra; esto es muy importante para saber cuál es nuestro destino, o sea, a que estamos destinados: al cielo o a la tierra.

Jesús el Señor explica la parábola del trigo y la cizaña, la explicación la encontramos en el mismo capítulo 13 entre los versos 36 al 43. Esta es la explicación:

  • – El reino es Jesús el Señor (Sembrador)
  • – El territorio del reino es el mundo (Campo)
  • – Los hijos del reino son “El Trigo”
  • – Los hijos del diablo son “la Cizaña”
  • – El Diablo sembró en el campo del reino
  • – Los que recogen a los hijos del reino son los ángeles, ellos hacen la separación cuando llegue el fin.

Los hijos del diablo son los que sirven de tropiezo y hacen iniquidad, ellos están en el territorio del reino de Cristo el Señor que es la tierra. ¿Qué nos revela esta parábola? Nos revela un difícil y doloroso proceso histórico en el que los hijos del reino de Dios estarán enfrentados permanentemente con los hijos de Satanás, los cuales se revelan como la simiente de la serpiente.

El reino profetizado por Daniel 2:44 será un reino en la tierra, pero desde su levantamiento hasta la llegada del tiempo del fin el reino estará siempre rodeado, penetrado y acosado por los que sirven de tropiezo y hacen iniquidad; El reino de Cristo el Señor sufrirá los efectos de la iniquidad, entonces en esta etapa del reino no habrá ni paz, ni perfección del reino.

Entonces esta parábola es de carácter profético, pues anuncia los problemas por los que el reino tiene que pasar. EL hecho de que los hijos del reino y los hijos del diablo estén juntos, revela que los hijos del maligno llegarán a confundirse con los hijos del reino; Esto indica que l reino será culpado de sus malas acciones, entonces el reino será vilipendiado y desprestigiado por causa de los hijos del diablo.

¿Qué otra cosa nos revela la explicación? Que la tierra toda pasó a ser territorio propiedad del reino de Dios, entonces los hijos del diablo a partir de la llegada del reino son ilegales en el planeta tierra.

PARABOLA DE LA SEMILLA DE MOSTAZA (San Mateo 13:31-31):

El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró “en su campo”. ¿Cuál es la enseñanza sobre el reino en esta parábola? Aquí el reino no es el hombre que sembró, sino la semilla de mostaza. Recordemos la parábola del sembrador, en ella el reino es Cristo, tomamos esto como base para entender el reino de Dios en la tierra. Jesús el Señor es la máxima representación del reino. Entonces la semilla de mostaza es Cristo el Señor, es una sola semilla y no un puño de semillas. El reino nace es de una sola semilla y no de muchas semillas, los reinos de la tierra no nacen de una semilla de mostaza, por eso son inferiores en grandeza y en poder.

En cambio el reino de los cielos nace de esta semilla tan pequeña como es un solo hombre, los reinos humanos nacen de pueblos grandes, de muchedumbres que se organizan. El reino de Dios es lo contrario, nace a partir de un individuo. El reino de Dios se ha acercado en la persona de Cristo el Señor, es creer en reino, Y los mandamientos de Cristo el Señor son los mandamientos del reino.

La palabra “mandamiento” viene del verbo “mandar”, un mandamiento es un estatuto, disposición u orden, precepto o regla. Los mandamientos de Cristo el Señor son la constitución del reino de Dios, sin éstos mandamientos no hay reino, ni rey.

PARABOLA DE LA LEVADURA (San Mateo 13:33):

En esta el reino es Cristo el Señor y es comparado a la levadura. En la simbología bíblica levadura es doctrina (Ver San Mateo 16:6-12). En esta parábola el reino es revelado como una doctrina; La mujer que toma la doctrina y la esconde en tres medidas de harina, ella es Cristo ahora hecho pueblo, ella es la iglesia, la iglesia toma la doctrina y la esconde en tres medidas de harina.

Las tres medidas de harina simbolizan la humanidad en tres eras: Era Pagana Romana, era cristiana y era Neopagana de hoy. Hasta que todo fue leudado significa hasta que Cristo como doctrina es conocido por todos, Cristo como doctrina es reino como doctrina, como sistema, el sistema dominará finalmente a todo y a todos, es el anuncio “todo fue leudado”.

Aun los hijos del diablo serán adoctrinados, ellos no obedecerán ni entenderán, pero hasta ellos llegará el reino como doctrina, como sistema divino.

PARABOLA DEL TESORO ESCONDIDO (San Mateo 13:44):

El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla y lo esconde de nuevo y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene y compra aquel campo; Seguimos con la base de que el tesoro escondido es el reino, el reino en este caso está escondido en “Un” campo. No dice su campo, no está escondido en el mundo que es el campo del reino, sino en otro campo. ¿Cuál es el campo? La parábola revela otro misterio del reino, ella es profética y anuncia que habrá un tipo de personas que descubrirán al reino como una riqueza material y lo esconderán, sacrificarán todo para apoderarse de la iglesia y se harán dueños de ella para explotar a la iglesia y tener el reino escondido, esto explica el hecho de que el reino aun esté escondido en el campo llamado “La Iglesia”, el reino es ocultado a propósito. ¿Por qué el hombre está gozoso? Porque él es enemigo del reino y ahora que lo ha descubierto lo oculta para que nadie más entre en él, y se apodera del campo donde lo tenían escondido, que es la iglesia, para que no puedan tener entrada al reino, para que no sea conocido. Así ha estado el reino hasta nuestros días.

Pero es imposible seguir ocultándolo, pues el espíritu de Cristo el Señor lo está revelando nuevamente, el tesoro estuvo escondido “en un” campo y no “en su” campo. La iglesia hoy predica un evangelio sin reino, el reino es el tema desconocido, cuando al principio darlo a conocer fue su misión, Esto nos revela a la iglesia en poder del enemigo, la iglesia en poder de la bestia, la iglesia en apostasía, o sea, bajo el sistema de la bestia, la iglesia romanizada, democratizada, republicanizada, platónica.

LA PARABOLA DE LA PERLA DE GRAN PRECIO (San Mateo 13:45-46):

El reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que hallando una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía y la compró. El reino no es la perla, sino el mercader. Cristo el Señor es el mercader que renuncia a toda su propiedad celestial para con el precio de su sangre comprar la perla, la cual son los hijos del reino de Dios. ¿Qué misterio del reino revela esta parábola? La propiedad del reino sobre los súbditos, ¿Qué significa esta propiedad? Que ellos quedan fuera del dominio de la bestia. La bestia, el sistema de Satanás no tiene ningún poder sobre ellos, han sido liberados de ese poder y ahora pertenecen a este otro poder que es el reino de los cielos, pertenecen al  cielo y no a la tierra, pues pertenecen al gobierno y al estado monárquico celestial que se extendió hasta la tierra; pertenecen en la tierra a esa extensión celestial, son ciudadanos de los cielos en la tierra.

PARABOLA DE LA RED (San Mateo 13:47-50):

El reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar recoge de toda clase de peces, y una vez llena, la sacan a la orilla y sentados recogen lo bueno en cestas y lo malo echan fuera. Así será el fin del siglo: Saldrán los ángeles y apartarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego, allí será el lloro y el crujir de dientes. El reino en esta parábola es la red, el mar es la humanidad, el lugar de donde sube la bestia. ¿Qué misterio revela esta parábola? Una condición del reino, el reino convoca a todo tipo de personas, buenos y malos, cuando el reino complete el número de su totalidad en su convocatoria la red se cierra, nadie  más entrará en él pues viene la selección de los justos “entre” los injustos.

La parábola confirma una fase del reino donde justos e injustos están, no solo en el territorio del reino, sino que estarán mezclados dentro del mismo reino; entonces, esta fase del reino se caracterizará por ser en parte justa y en parte injusta, o sea que, dentro del reino de Dios en esta primera fase habrá justicia y santidad por un lado, que es el de los justos, y crímenes e inmoralidades por parte de los injustos.

Ahora bien, ¿Cuánto tiempo abarca desde el lanzamiento de la red al mar hasta el tiempo de la selección de los justos?. Transcurren muchos siglos, mas adelante vamos a conocer cuánto tiempo transcurrirá entre el lanzamiento y la selección, en el desarrollo de la historia bíblica y la historia seglar veremos cuando es lanzada la red en el mar, el tiempo en que ocurre esto y luego veremos la profecía sobre las características del reino durante este largo tiempo, el cual podemos llamar “El reino en ausencia del rey”.

PALABRAS DICHAS POR JESUS EL SEÑOR QUE REVELAN EL ASPECTO DEL REINO (San Mateo 21:43):

“Os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él” ¿Qué misterio nos revela esta palabra? Que los judíos tenían ya el reino de Dios, o la pertenencia de el reino de Dios, que ellos eran los herederos originales del reino de Dios, entonces el reino llega en primer lugar es para ellos, no se les puede quitar lo que les pertenece.

Lo otro que se revela es que el reino se activa en la tierra, esto lo vemos en esta palabra: “y será dado” a gente “que produzca” los frutos de él. Los frutos del reino de Dios los produce la gente, no es el reino el que produce los frutos, es la gente la que los produce. ¿Cómo es esto? El sistema no produce los frutos (la realidad) El sistema produce el tipo de gente y el tipo de gente produce la realidad (los frutos). Si hay una realidad de injusticia es porque no se está viviendo de acuerdo al reino de Dios, en este caso ¿Para qué tener el reino? Quien tiene el reino está obligado a producir la realidad que es propia de este sistema; Si no se está produciendo la realidad del reino es mejor quitar el reino a quien no lo está utilizando, ni está permitiendo que otro lo use. En todo caso es preferible quitarle el reino a quien no produce sus frutos, aquí hay una palabra profética: Los Judíos perderán el reino de Dios (San Mateo 23:13-14) “Mas ¡hay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!, porque “cerráis” el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando”.

Llama la atención “Los que están entrando”, esta palabra reafirma la teoría del reino de Dios como un hecho presente, histórico, al cual se puede ya entrar. La otra palabra es la acusación del señor contra los escribas y fariseos: “cerráis el reino de los cielos”, para poder cerrar, primero tiene que estar abierto; “ni entráis vosotros”, para que ellos pudieran entrar es necesario que esté el reino presente, y que esté abierto, Jesús el Señor no podía demandar de ellos lo que no era posible.

CONCLUSIONES:

El reino en tiempo del Señor Jesús está presente, abierto, nace con un hombre: “El Señor Jesús”. Los malos están dentro del reino confundidos con los justos, esto plantea un doble aspecto exterior del reino: La Justicia como frutos de los hijos del reino y la injusticia producida por los hijos del maligno, El reino definitivamente es en la tierra; su doble aspecto es solo en su primera fase desde el comienzo del mensaje del reino hasta que ese mensaje ya no tenga significado el predicarlo, esto es en el tiempo del fin, en el cual viene una nueva fase del reino de Dios, la fase de la limpieza del reino, el sacar los injustos del reino y dejar solo a los justos. En  esta fase el reino es perfecto y realmente santo y justo, y, además con Cristo el Señor ya presente reinando.

(San Marcos 11:16) “Bendito el reino de nuestro padre David que viene” ¿Qué enseña esta palabra? Sin duda alguna, aquí está el cumplimiento del pacto de Dios con su siervo David, y ¿Cuál es este pacto? “Cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino, él edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré “para siempre” el trono de “su reino”” (2 Samuel 7:12-13)

Un reino para siempre solo puede ser el mismo reino de Dios, y el hombre del linaje de David  no es otro que Cristo el Señor. Esto lo podemos comprobar en Lucas 1:32 “Y el Señor Dios le dará el trono de David su padre”, ¿Si el reino de Cristo el Señor es el reino de Dios, Como es que el reino que recibe es el de David?. Esto tiene la siguiente explicación: El reino de David a la verdad era el reino de Dios, David gobernaba para Yahweh.

“Eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el “trono del reino de Yahweh sobre Israel” (1 Crónicas 27:5) “Y se sentó Salomón por rey en el trono de Yahweh en lugar de su padre” (1 Crónicas 29:23).

El trono de Dios sobre Israel es lo que Dios le da al Señor Jesús según San Lucas 1:32. ¿Y no sobre toda la humanidad? ¡Si!, Israel será la nación por medio de la cual Dios gobernará a todas las naciones, por eso dice la palabra: “Y él las regirá con vara de hierro” (Apocalipsis 12:5) ¿Qué significa vara de hierro? Con gobierno muy fuerte, leyes muy estrictas, leyes a las cuales las naciones no están acostumbradas a cumplir, se ve que es un gobierno de línea dura. “LA TEOCRACIA MUNDIAL”, La sede del reino de Dios será la ciudad de Jerusalén, la ciudad del mesías, “El gran rey” (San Mateo 5:35) “No jurarás por Jerusalén porque es la ciudad del gran rey”. ¿Cuándo será eso? En la segunda fase del reino, al regreso de Cristo el Señor, “Cuando el hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria” (San Mateo 25:31).

Él se sentará en su trono de gloria, no es a su partida, sino a su regreso, ¡Si, es a su regreso!, ya no es en el cielo, sino en la tierra, de manera que todo se va aclarando. Jesús el Señor viene a abrir el reino, el lo levanta, pone el cimiento el cual es su doctrina, (Su palabra) (ver San mateo 7:24-29), Esa palabra: “Cimiento”, es el sistema. A las personas que él llama, él las organiza como la estructura edificada sobre el cimiento que es su doctrina, esta estructura ya está en el reino; el reino es el cimiento y el sistema es la doctrina, ella (la doctrina), ya está abierta con la enseñanza del divino maestro.

Llegada del reino                    Caída de Babilonia                             Reino Milenial

Milenio
Era Cristiana, tiempo del desmenuzamiento de la imagen de Daniel 2:35
Era pagana antigua, tiempo del anuncio del reino

Año 26 D.c.                                  476 D.c.

Cristo el Señor nace y vive bajo la era pagana hasta el cumplimiento en el año 26 D.c., fecha en que comienza la nueva era “La Cristiana”. Luego sigue el segundo tiempo profético: “El de el desmenuzamiento de la imagen de Daniel 2:35. Una vez que finalice con el tiempo del anuncio del reino de Dios, entraré a explicar el tiempo del desmenuzamiento, sabemos que la herida se produce en la cruz, pero la llegada del reino es el año 26 D.c., es el año de la unción del rey.

El reinado de David es una figura del reinado de Cristo el Señor, David fue ungido por rey, pero tuvo que esperar hasta que llegara su tiempo, por eso él insistía sobre el cumplimiento de los tiempos y hablaba de las señales de los tiempos para poder saber que estaba haciendo en ese tiempo, y cuál es la manera de hacerlo en ese tiempo, pues todo el plan de Dios para la humanidad está profetizado en sus tiempos y formas (San Mateo 16:3). Un hijo del reino debe saber distinguir las señales de los tiempos, cada tiempo dentro de su respectiva era. Esto requiere exactitud, pues de otra forma estaremos haciendo cosas fuera de tiempo y esperando cosas ya pasadas, o, creyendo en el pasado o en el presente cosas futuras, y lo más grave es no poder reconocer las cosas que corresponden al tiempo presente, llegando de esta forma a asociarlas al pasado o futuro.

 

EL REINO DE DIOS EN LA TIERRA:

  • – Sistema (Doctrina)
  • – Organización
  • – Realidad (Frutos del reino)

El reino en su inicio es:

  • – Llegada
  • – Victoria en la + Cruz (de Cristo)
  • – Crecimiento
  • – Martirio
  • – Victoria sobre la bestia. (De los santos).

El crecimiento significa lucha y martirio hasta vencer, es la lucha del cordero contra el dragón y la bestia ya herida en la cruz. De los 44 años entre la cruz y la caída de Babilonia (Roma) en el año 476 D.c. por lo menos unos 292 años serán de persecución contra el reino por parte de la bestia.

(San Marcos 14:24) “esta es la sangre del nuevo pacto”. ¿Cuál pacto? El pacto sempiterno mencionado Ezequiel 16:60 e Isaías 24:5. Dice en Ezequiel 16:60: “Estableceré” (tiempo futuro) estableceré contigo un pacto sempiterno. El versículo comienza hablando del pacto que “concerté” (tiempo pasado), dice antes “yo tendré memoria de mi pacto que concerté contigo en los días de tu juventud. Yahweh hace diferencia entre el pacto de la juventud de Israel y el pacto futuro que promete hacer y el cual dice que será “Sempiterno”.

En la escritura no se registra otro nuevo pacto que no sea el pacto en la sangre del Señor Jesús. San Marcos 14:24 es el cumplimiento de Ezequiel 16:60, este es un detalle importante, porque el reino está basado en la doctrina del Señor Jesucristo como pacto sempiterno y está sellado con la sangre del mismo Señor. Cuando se habla del nuevo pacto, se trata del pacto sempiterno, también llamado “Gracia”.

Ahora bien, esto nos revela el cumplimiento de dos profecías que tratan sobre este nuevo pacto y que ese pacto sería quebrantado por parte de las naciones y roto por parte de Dios mismo, pero Dios lo rompe es por haber sido ya quebrantado. Este quebrantamiento y ruptura del pacto sempiterno no se realiza sino hasta ya pasados los 445 años que corresponden al espacio de tiempo entre la cruz y la derrota total de la bestia en el año 476 D.c. Como es el pacto quebrantado siglos después lo veremos cuando lleguemos a comentar ese momento histórico.

SIN COMENTARIOS