Sutilezas de la política mundial

0
243

De pronto me hallé pensando y reflexionando con una sabrosa taza de café. Quiero compartirles mis pensamientos.

Ahora que vienen tiempos verdaderamente belicosos, la Cuba de Fidel después de “añacatales” de diatriba anti-imperialista, se hace amiguita de USA con mieles y todo. Y en Colombia, pues así como de la nada, pum queremos paz y nos queremos. Le ponen fin al conflicto con las FARC que también data de “añacatales”. Es decir, algo así como que, ya cumplieron sus objetivos, ya listo con ustedes. Vengánse, que para ustedes no es el saperoco montado. (Hoy quiero hablar criollito). El diablo, Lucifer, es tan capitalista como socialista y tiene grados honoríficos en ambos bandos. El príncipe de éste mundo es tan elitista como populista, así que no te distraigas con los discursos y los panfletos de ambos bandos, porque los dirige el mismo príncipe. Se crea la tesis y la antítesis para generar y dirigir conflictos, de acuerdo a un plan los conflictos se llevan al nivel de caos en determinados momentos, y el caos se aprovecha para imponer sin ninguna resistencia los cambios deseados.

Lo bueno del asunto es que cuando Tesis y Antítesis se destruyen entre sí, los hombres sienten que es inservible tanto lo uno como lo otro. Y en ese vacío humano es donde entra el plan de Dios, el Plan Maestro.  Los hombres miran con sinceridad hacia el Cielo, donde se sienta el Creador. En medio del dolor experimentan la vívida verdad. Es cuando entonces en las mentes humanas se hace claro y entendible que no hay sistema político perfecto si Dios no está de principal en la ecuación. Es cuando entonces “El Gobierno de Dios, La Teocracia” germina en los corazones de una nación. Va germinando y germinando, creciendo y creciendo, hasta que todos los niveles del país experimentan un Manifiesto Teocrático. La Gloria y La Bendición vienen a ser las divisas de esa nación.

Desde mi corazón: ¡¡¡DIOS BENDECIRÁ A VENEZUELA!!!

SIN COMENTARIOS